Problemas de Tiroides y dificultades para perder peso

0

Problemas de Tiroides y dificultades para perder peso

Los problemas de tiroides están siendo últimamente una preocupación importante para el cuidado de nuestra salud. Aunque se están presentando a cualquier edad, incluso en los niños y niñas, cada día aumenta el número de mujeres, 8 de cada 10, que presenta problemas de la tiroides. La tiroides es una hormona que participa en cientos de funciones de los órganos del cuerpo.

Los síntomas de problemas de tiroides pueden ser:

  • Fatiga y cansancio permanente, baja energía
  • Aumento de peso y dificultad para perderlo
  • Insomnio
  • estreñimiento,
  • Manos y pies fríos
  • Problemas de memoria,
  • Dolores y molestias, hormigueos. y entumecimiento,
  • Caída del cabello,
  • Depresión/ansiedad, palpitaciones del corazón,
  • Retención de líquidos
  • Problemas menstruales
  • Pérdida de la libido
  •  y otros más.

Muchas veces, aunque las mujeres presenten estos síntomas cuando se hace un examen de las hormonas tiroideas, todavía aparecen “normales”, pero esa normalidad es porque se miden los niveles en la sangre y esta hormona funciona más a nivel celular y hasta allí no llegan las pruebas de laboratorio, las hormonas en sangre saldrán anormales cuando ya la afectación de la glándula es grave.

Se le echa la culpa a la tiroides de estos problemas, sin embargo, tenemos que buscar cual es la causa de que la glándula tiroides se halla dañado y dejado de funcionar adecuadamente. Algunas de las razones por las que se afecta la glándula tiroides son:

  1. El estrés, afecta el sistema inmunológico
  2. Alimentación alta en trigo- gluten – que daña las paredes intestinales daña la función de barrera del intestino, afecta la absorción de yodo y selenio, que son importantes para el funcionamiento de la tiroides.
  3.  Alto consumo de lácteos
  4. Alteración de la barrera intestinal que dejan pasar sustancias – (fármacos, alimentos procesados o altos en azúcar)
  5. Deficiencias de vita D, selenio, entre otros.

Como podemos mejorar el funcionamiento de la tiroides:

  1. Alimentación saludable: dieta antiinflamatoria: alta en vegetales, frutas, de preferencia orgánicos, grasa saludable como aceite de coco o de oliva.
  2. Evitar la soya (afecta la absorción de yodo)
  3. Evitar el gluten que se encuentra en el trigo principalmente (panes, pastas)
  4. Las coles: coliflor, repollo, brócoli, se deben consumir cocinadas
  5. Suplementación de selenio, magnesio, vitamina a, zinc, hierro, vita D (tomar el sol)
  6. Usar probióticos – alimentos fermentados
  7. Vitamina C para regenerar las paredes intestinales
  8. Consumir hongos Shiitaque… son antinflamatorios y antivirales
  9. Desintoxicar de metales pesados (mercurio, amalgamas dentales) con baños de sauna para desintoxicar, jugos de remolacha cruda o jugos verdes.
  10.  Gestionar el estrés, es difícil decir que no tengamos estrés, pero lo importante es buscar estrategias para manejarlo como meditación, yoga, camintas en el mar, al aire libre, entre otros.
  11. Ejercicio físico

La glándula tiroidea se encuentra en la parte frontal del cuello y es parte de su sistema endocrino o sistema hormonal. Esta glándula produce las principales hormonas del metabolismo que controlan cada función en el cuerpo. Las hormonas tiroideas interactúan con todas sus otras hormonas como la insulina, el cortisol y las hormonas sexuales, como el estrógeno, la progesterona y la testosterona.

Antes de comenzar a tomar la hormona tiroidea es importante hacer los cambios en las condiciones que podrían estar causando la disfunción tiroidea, que hemos mencionado antes. Lo recomendable sería que su tiroides funcione nuevamente al tratar las causas que lo están afectando, en lugar de tomar una fuente externa de hormona tiroidea.

Muchos de las condiciones asociadas al estilo de vida que contribuyen a la obesidad, cáncer y diabetes están haciendo estragos en su tiroides. Estos incluyen: azúcar/fructosa, alimentos procesados, estrés, toxinas ambientales y la falta de ejercicio.

Si usted sospecha que puede tener hipotiroidismo, debe consultar con un profesional de salud que pueda evaluar esto, incluyendo la solicitud para realizarse las pruebas básicas de laboratorio sobre la función tiroidea. A pesar de que las pruebas de laboratorio no son la respuesta final para diagnosticar un problema de tiroides, son una parte valiosa del proceso de diagnóstico general. La clave es identificar todos los síntomas posibles, iniciar a hacer algunos cambios y observar la reacción de su cuerpo a los cambios en su estilo de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts